AGUA E HIDRATACIÓN PAUTAS PARA MANTENER UN ESTADO DE HIDRATACIÓN ÓPTMO.

Dentro de los cuidados que debemos de darle a nuestro organismo y que debemos de tener en cuenta dentro de un estado de nutrición optimo es la hidratación y que muchas veces dejamos rezagada o descuidada; la cual debe de mantenerse constantemente para poder tener una actividad adecuada de nuestras funciones corporales y que también nos va a repercutir en nuestra lucidez mental, emociones y en general en nuestro estado de salud.

¿Cómo saber si me encuentro deshidratado?

Al momento de percibirse la sensación de sed, nuestro cuerpo ya está dando señales de que nuestro nivel de hidratación ya se encuentra decaído, y que nuestra agua corporal está en déficit, es importante que evitemos llegar a esta sensación de sed; ya que este es solo un síntoma más en donde también podrían presentarse otros como: dolor de cabeza, sensación de mareo o decaimiento, confusión o falta de claridad mental, así como una disfrazada sensación de hambre que nos puede provocar comer por compulsión y eso nos añada energía o calorías extras a nuestra dieta diaria, (afectándonos en un aumento de peso); y no es otra cosa más que una necesidad de hidratar al organismo con agua natural o en un momento dado con una bebida rehidratante con electrolitos orales o con algún suero casero.

Al sudar perdemos electrolitos como el sodio, potasio y calcio que nos ayudan a mantener un equilibrio en nuestras células y tener un estado de hidratación óptima, esto es parte de tener un estado de nutrición completo y adecuado, por lo tanto es algo que debemos de considerar y darle su lugar para estar sanos.

Son muchos los factores que nos pueden provocar una deshidratación en la cual no nos demos cuenta que nos encontramos, que sin embargo pueden estar afectando nuestras funciones corporales y no tener un estado de nutrición-hidratación correcto, ya que el organismo necesita tener una cantidad adecuada de agua para poder realizar sus funciones vitales y digestivas, y así absorber nutrimentos esenciales y eliminar desechos o toxinas que nuestro cuerpo no necesita.

Beneficios: al estar hidratados la piel o el cutis reflejará brillo y vitalidad, nuestra presión arterial se mantendrá en niveles normales, nuestro pH se mantendrá equilibrado, pensaremos con mayor claridad, y así entre muchos más beneficios, recordemos que somos un 70% de agua aproximadamente y es la vía principal para transportar los nutrimentos a la sangre y a las células.

Dentro de las causas y factores más comunes que pueden provocar una deshidratación se encuentran las siguientes:

  • Altas temperaturas: en lugares con un clima cálido y seco podemos deshidratarnos rápidamente, ya que el organismo intenta compensar o mantener una temperatura corporal adecuada y la transpiración aumenta, pudiendo perder hasta 1.5 a 2 litros de agua en forma de sudor o en evaporación al día, y en ambientes cálido-húmedos o con una actividad más intensa, puede ser hasta el doble, y obviamente al hacer ejercicio podemos cuadruplicar esta cantidad la cual tiene que ser compensada de una manera y cantidad adecuada.
  • Consumo de medicamentos como diuréticos, cafeína y alcohol; estas substancias pueden provocar un efecto diurético y deshidratarnos rápidamente, ya que el organismo intentará eliminar cualquier compuesto externo del organismo para mantener una balance, para ello necesitará agua la cual tomará de nuestras células para eliminarlas, por ejemplo con el alcohol perdemos el doble de cantidad en agua que lo que se tomó de una bebida alcohólica, por lo tanto debemos de tomar en cuenta que tendremos que compensar esta cantidad de líquidos para mantener un balance hidroelectrolítico, y es la causa de que haya una resaca o “cruda” al otro día de una noche alta en bebidas alcohólicas, por lo cual debemos tener una moderación y cuidado con estas bebidas.
  • Infecciones gastrointestinales o estomacales pueden provocar una deshidratación rápida y aguda, la cual debe de tratarse de la manera correcta utilizando sueros rehidratantes para compensar la pérdida de sodio y líquidos. Siempre debe de acudirse al médico para tratar este problema, y llevar la dieta y plan de hidratación correctos durante el tratamiento.

Un profesional de la salud y nutrición puede ayudarte a saber cuánta agua necesitas al día en base a un plan de alimentación personalizado, así como cantidades de agua y electrolitos específicas en caso de que se realice alguna clase de ejercicio o entrenamiento deportivo; y también es importante tener una orientación adecuada por ejemplo acerca de las bebidas energéticas, las rehidratantes o deportivas que se encuentran en el mercado, ya que muchas de ellas son altas en azúcares simples y por lo tanto altas en calorías que no se necesitan en todos los casos, así como pueden ser desproporcionadas en la cantidad de electrolitos que contienen o tener substancias estimulantes que al final deshidratarán más por su efecto diurético.

Recomendaciones

Recuerda siempre mantener un consumo de agua natural de 1.8 a 2 litros de agua natural por día y aparte en temporada de calor tomar un suero natural con agua mineral, jugo de limón o naranja y una pizca de sal o bicarbonato de sodio, comer frutas y verduras altas en agua como sandía, melón o pepino entre comidas puede ayudarnos a mantenernos hidratados y aportan una cantidad favorable de potasio, evita bebidas que sean muy altas en azúcares o refrescos ya que estos realmente no hidratan adecuadamente y pueden afectar tu metabolismo y peso por su alto contenido de azucares refinados.

Nutriólogo César Sobrado Ortiz

WELLCARE NUTRITION

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.