¿CADA CUANTO DEBERIAMOS TENER SEXO?

Seguramente en algún punto de tu vida y estando en una relación de pareja estable, te has hecho esta pregunta. En terapia de pareja es recurrente y las respuestas son variadas, la más rápida y asertiva es “depende del caso”.

Existen aspectos de las relaciones que determinan de forma sincrónica la periodicidad sana en la cual disfrutan de la intimidad erótica y la sexualidad. Sin embargo, desde un inicio es importante eliminar cualquier prejuicio o paradigma relacionado con “lo que se debe ser o deber hacer”. En el goce y disfrute de la sexualidad individual y de pareja, no existe normativa. La regla de oro y única que rige las practicas eróticas-afectivas son “Seguro + Sensato + Consensuado + Placentero”, amplío los términos a continuación:

  • Seguro: no se ponga en riesgo la salud y bienestar de la o las personas que participan.
  • Sensato: no se infrinja ninguna ley social y moral durante las actividades.
  • Consensuado: las personas involucradas han dicho SI QUIERO, conociendo previamente los detalles de la o las actividades, libres de cohesión o manipulación. Donde la ausencia del SI expresamente, es NO.
  • Placentero: las personas involucradas deberán tener placer, si no es placentero para una de ellas entonces hay que cancelar los planes o interrumpir la actividad si fuera el caso.

Esto pone en consideración y nos hace visibilizar que la vida erótica y sexual no es un “algo” que nos ponemos y quitamos a modo o necesidad. Que incluso desde lo individual hay aspectos a considerar para vivir experiencias de placer, entonces dos o más personas involucradas son cada uno de esos aspectos puesto en un momento donde se lleva a cabo la sincronía o la magia.

Al principio las parejas comienzan conectándose fuertemente con esa chispa que los atrae química y visualmente. A medida que se van conociendo, los neurotransmisores cerebrales y las hormonas van cambiando el ambiente en el que se perciben las motivaciones eróticas, sumado a elementos de personalidad, estado físico y mental. Para que poco a poco, la dopamina comience a reducir la adrenalina de los encuentros sexuales y estos se vuelvan más amorosos y en algunos casos menos fogosos.

¿Que si la chispa y magia se pierde? Si por supuesto, los elementos antes mencionados van en congruencia con la persona y su interés en vincularse erótica y afectivamente con la pareja. Por eso hay reforzamientos sociales que indican que las relaciones hay que cultivarlas a diario. Aunque no son tangibles, las personas en ellas pueden fácilmente saber cómo está “eso que tienen”. Si es una relación sana, con proyectos a futuro y buena comunicación, si se llevan bien y tienen buen sexo, con panorama incierto o inestable o definitivamente no hay futuro.

La frecuencia sexual es un traje a la medida de cada relación y los procesos individuales que las personas involucradas están viviendo, esto quiere decir que no son lineales, sino que fluctúan y se adaptan a las circunstancias o a veces no y es ahí cuando ya no hay futuro. Puede ser que una pareja de mediano plazo -más de 5 años- y que viven bajo el mismo techo, tienen encuentros amatorios una vez a la semana y otra, de largo plazo -más de 10 años- los tiene 4 veces a la semana. Los paradigmas y tabúes sobre la sexualidad en pareja pudieran juzgar que la primera pareja tiene problemas y que la segunda parece conejos. Justamente aquí es donde la erradicación de cualquier paradigma en cuanto a la vida erótica y afectiva no limita a vivir más placer y sentirse en libertad. Porque, podrás relajarte sobre autoexigencias y expectativas inalcanzables, para simplemente ser congruente contigo y tu pareja. Para profundizar en esto, te invito a reflexionar sobre las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo te sientes con tu cuerpo?
  • ¿Sientes deseos de tener encuentros sexuales? Si es afirmativa ¿cómo?
  • ¿Tienes fantasías eróticas y sexuales?
  • ¿Te atrae tu pareja? Si es afirmativa ¿cómo te atrae? ¿qué te gusta?
  • ¿Sientes placer o satisfacción cuando tienen encuentros sexuales?
  • ¿Te auto-erotizas o practicas el autoplacer? Si es afirmativa ¿estas conforme con la frecuencia?
  • ¿Te gustaría que tuvieran encuentros más frecuentes? Si es afirmativa ¿cómo serían?
  • ¿Haces algo para que tú y tu pareja puedan salir de la rutina o tener más placer cuando tienen encuentros sexuales?

Otras de las frases que escucho frecuentemente en consulta es justamente “ya no hay nada por hacer”, refiriéndose a un estado quizás conformista de “es lo que me tocó” y “ni modo”. Hay hastío y cansancio por parte de personas que están en una relación en donde su pareja no considera la importancia de reforzar o mejorar el vínculo erótico y hasta rescatar la vida sexual. Muchas veces este estado en la relación ha sido consecuencia de múltiples razones. Las heridas no sanadas a nivel afectivo y comunicacional debilitan la chispa, crean brechas que, con el paso del tiempo se hacen difíciles de acortar.

La terapia de pareja ayuda y contiene el espacio para hablar al respecto, mejorar y reforzar el vínculo cuando ambas personas están dispuestas a darse una nueva oportunidad genuinamente. Es imposible abordar exclusivamente el tema de la satisfacción sexual de la pareja, sin abordar de forma integral los elementos que los vinculan en la relación e incluso también desde lo individual, como te decía antes, el deseo sexual y libido no son “mood on” que se activa y desactiva de forma extraída o separada de la persona.

La frecuencia es la ideal, cuando ambas personas gozan plenamente sus encuentros y ambas sientes satisfacción con ello. Cuando una o ambas personas no vivan esa experiencia, entonces hay que atender la situación, quizás sólo amerite una conversación con la pareja o puede que implique la ayuda profesional en terapia de pareja para resolver o aprender a evitarlo en el futuro. La comunicación y empatía, evitando caer en la zona de confort, son las claves del éxito para ser una pareja con la chispa y magia sexual.

Patricia Schwarzkopf

Psicóloga, Sexóloga clínica, Sex Coach

Terapeuta individual y de parejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.