¿QUÉ HACER, AHORRAR O INVERTIR?

Por: Cynthia Cervantes Gamboa

Sabemos que el ahorro de dinero es muy importante, ya que representa que estamos haciendo buen uso de nuestras finanzas personales. Son pocas las personas que pueden decir que tienen una caja de ahorro disponible para cualquier gasto que quieran hacer como: vacaciones, cambiar de auto, cambiar de casa, algún gasto de emergencia, nuestro retiro, poner un negocio, etc. El ahorro juega un papel muy importante dentro de nuestras gestiones financieras, ya que nos permite alcanzar muchos de nuestros objetivos no importando el plazo. Con el ahorro podemos sostenernos a través del tiempo, adquiriendo disciplina y constancia que nos llevarán a obtener cualquier éxito tangible.

Cuando ahorramos dinero lo hacemos desde nuestros propios ingresos, se trata de auto proveernos con el resultado de nuestros esfuerzos. Es decir, no hay nada externo que nos otorgue un rendimiento adicional a este esfuerzo, es solo nuestro. Pero no deja de tener valor y responsabilidad con nosotros mismos.

En cambio, el invertir nuestro dinero, conlleva a una responsabilidad compartida entre nosotros y por parte de una institución. Es imprescindible tener un ahorro previo que nos permita generar ganancias con el paso del tiempo. Y esto nos evite una pérdida importante de nuestro capital. Los ahorros junto con la inversión pueden ir juntos, ya que, si logramos ahorrar mes a mes cierta cantidad de dinero, con el paso del tiempo veremos cómo va aumentando esa cifra sin ningún esfuerzo adicional más que el propio de ahorrar.

La finalidad con el ahorro y la inversión es que, al separar un porcentaje de nuestro capital para destinarlo a ello, lograremos alcanzar metas futuras. El invertir nos va dando experiencia y conocimiento para tomar decisiones inteligentes con nuestros números y nuestro éxito sea más integral.

Cuando invertimos es importante conocer los riesgos existentes y más con el tipo de mercado que manejos en términos financieros. Incluso si pensamos que son “seguros”, siempre habrá un porcentaje, aunque sea mínimo de riesgo. Es por eso que, a dónde vaya dirigida nuestra inversión el tiempo será clave para lograr los resultados deseados. Sobre todo, si es a largo plazo, ya que tendremos tiempo suficiente para recuperar en caso de pérdida del valor y poder tener ganancias interesantes. En cambio, sí es a corto plazo nuestra tolerancia a que el valor de la inversión fluctúe será menor, ya que necesitaremos disponer de los recursos y no tendremos tiempo suficiente para recuperarnos si ocurre algún evento económico inesperado que afecte el valor de nuestra inversión.

Es importante asesorarnos a la hora de invertir. Debemos de analizar las diferentes opciones que tenemos. Pero, sobre todo, es importante elegir la mejor opción a nuestras necesidades.

No debemos confundir el ahorro con la inversión. Son conceptos relacionados pero muy distintos. La diferencia principal es el destino que tendrá nuestro dinero.

A todo esto, mi consejo final es que ahorres para invertir. Si deseas trabajar en tu crecimiento financiero, lo deseado es que comiences ahorrando y una vez que tengas la constancia del ahorro, comienza a invertir. Te servirá establecer tus metas y tus objetivos de vida, ya que como puedes ver, tener un dinero trabajado para ti puede sacarte adelante en muchos sentidos y evitarte muchas preocupaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.